LITERATURA UNIVERSAL


CALILA Y DIMNA - BÁIDABA -

$18.000

Compartir:

TAPA BLANDA - LIBRO EN BUEN ESTADO - UBICACIÓN: A001 

Calila e Dimna es una colección de relatos fechada hacia 1251, probablemente mandada traducir por Alfonso X el Sabio siendo todavía infante. Originariamente, es una obra india que fue traducida al persa medio en la era sasánida. Calila y Dimna, llamada así por los nombres de dos chacales, es una obra sapiencial en la que se narran cuentos (mayormente fábulas). Una gran parte de los cuentos narrados tienen que ver con estos dos chacales. El origen de estos cuentos es la India, y han sido datados entre los años 500 y 100 a.C.1​

 

La obra es en realidad una compilación de máximas y apotegmas de los sabios de la Antigüedad, redactadas en muchas lenguas y legadas a sus hijos y admiradas en los siglos posteriores. En sus cuentos y fábulas se palpa una sabiduría práctica y se aprende cómo vivir y cómo hablar.2​

 

Entre muchas obras relacionadas con Alfonso X, el Calila e Dimna es la más literaria. Su materia narrativa procede de la literatura oriental, pues traduce fielmente el texto árabe del Kalila wa-Dimna (كليلة ودمنة), que a su vez es la traducción que el iraní Ibn Al-Muqaffa hizo al árabe del texto en el siglo VIII (de donde se difundió por toda Europa), y este por su parte procede del Panchatantra hindú (hacia el año 300 d. C.)3​ En el año 570 fue traducida al pahlavi (o persa literario) y pocos años más tarde al sirio.

 

Conecta con los manuales sapienciales de educación de príncipes mediante el motivo oriental de las preguntas y respuestas entre el rey y un filósofo, que da paso a cuentos ejemplarizantes o exempla contados y protagonizados por animales: un buey, un león y dos zorros/lobos llamados «Calila» y «Dimna», que son quienes cuentan un mayor número de cuentos, en muchas ocasiones imbricados unos en otros en la llamada «estructura de muñecas rusas» (o de relatos enmarcados).

 

Abundan los monólogos introspectivos, y se usa el diálogo con función dramática. La localización es muy esquemática; y la acción, más bien escasa. Una estructura muy similar se utiliza en el libro de Don Juan Manuel El conde Lucanor (s. XIV).

Seguinos en: