Ubicación H0002 

Libro publicado por la Fundación de investigaciónes Arqueológicas Nacionales y el Banco de la Repíblica - Libro con fotografias e ilustraciones, 192 páginas, libro en perfecto estado

Estatuaria de San Agustín

Un alto porcentaje de las estatuas de San Agustín se encuentran in situ (en el mismo lugar en el que fueron halladas originalmente), mirando en dirección al Oriente. Una buena parte de las estatuas se caracteriza por los grabados similares a máscaras ceremoniales que mezclan rasgos humanos y animales. Las obras son planimétricas o grabadas sólo frontalmente, sobre superficies planas y sin esculpidos laterales. Algunas de las principales estatuas son las siguientes:

Cara triangular: Se trata de un rostro de forma triangular en posición de pirámide invertida. Algunos investigadores han sugerido que la cara tiene el esquema de un grano de maíz.

El cura: Esta estatua fue escrita en 1756 por Fray Juan de Santa Gertrudis, quien la definió como la «imagen de un sacerdote al que le cortaron su brazo derecho para desposeerlo de las riquezas que lo adornaban».

Ave y reptil: Es una de las estatuas más reconocidas. Se trata, probablemente, de un águila o búho que lleva en el pico a una serpiente.

Las tumbas: Varias de las esculturas megalíticas reflejan un culto funerario. Se encuentran construidas a manera de dolmen con guardianes y chamanes encargados de proteger el sarcófago o sepulcro.

Arqueología de San Agustín Alto de lavapatas - Luis Duque Gómez -Julio César Cubillos
$25.000
Sin stock
Arqueología de San Agustín Alto de lavapatas - Luis Duque Gómez -Julio César Cubillos $25.000

Ubicación H0002 

Libro publicado por la Fundación de investigaciónes Arqueológicas Nacionales y el Banco de la Repíblica - Libro con fotografias e ilustraciones, 192 páginas, libro en perfecto estado

Estatuaria de San Agustín

Un alto porcentaje de las estatuas de San Agustín se encuentran in situ (en el mismo lugar en el que fueron halladas originalmente), mirando en dirección al Oriente. Una buena parte de las estatuas se caracteriza por los grabados similares a máscaras ceremoniales que mezclan rasgos humanos y animales. Las obras son planimétricas o grabadas sólo frontalmente, sobre superficies planas y sin esculpidos laterales. Algunas de las principales estatuas son las siguientes:

Cara triangular: Se trata de un rostro de forma triangular en posición de pirámide invertida. Algunos investigadores han sugerido que la cara tiene el esquema de un grano de maíz.

El cura: Esta estatua fue escrita en 1756 por Fray Juan de Santa Gertrudis, quien la definió como la «imagen de un sacerdote al que le cortaron su brazo derecho para desposeerlo de las riquezas que lo adornaban».

Ave y reptil: Es una de las estatuas más reconocidas. Se trata, probablemente, de un águila o búho que lleva en el pico a una serpiente.

Las tumbas: Varias de las esculturas megalíticas reflejan un culto funerario. Se encuentran construidas a manera de dolmen con guardianes y chamanes encargados de proteger el sarcófago o sepulcro.