Libro leído ( en buen estado) 

Ubicación tienda N0004

Tras los pasos de Hitler es una obra definitiva, fruto de muchísimos años de trabajo. Abel Basti, periodista e investigador, ha publicado decenas de artículos reveladores sobre el tema y escribió otros cuatro libros en los que fue sumando datos novedosos sobre el desembarco de un gran número de jerarcas nazis en la Argentina. La reconstrucción de la investigación también relata los pormenores de un exilio planificado con detalle y de una época repleta de intrigas. El escape de Hitler fue conocido por todos los servicios de inteligencia de las potencias. Estos grupos profesionales de espías mantenían, tal como ocurre ahora, contactos entre sí e inclusive intercambiaban información estratégica, aun perteneciendo a países que estaban enfrentados, explica el autor en la introducción de esta obra. Y comienza, de ese modo, la exposición de testigos, archivos desclasificados y fotografías que demuestran que, a pesar de la historia oficial, Adolf Hitler no murió el 30 de abril de 1945 a las 15.30 horas, de un disparo en la sien, en un búnker de Berlin. Y que pasó muchos años en la Argentina, junto a su amante Eva Braun, bajo identidades falsas, entre paisajes imponentes, mientras su impronta de líder temible se diluía a paso lento. Pero indefectible.

Tras los pasos de Hitler - Abel Basti - Editorial Planeta Isbn 958423871X - Isbn13: 9789584238719

$27.000
Tras los pasos de Hitler - Abel Basti - Editorial Planeta Isbn 958423871X - Isbn13: 9789584238719 $27.000

Libro leído ( en buen estado) 

Ubicación tienda N0004

Tras los pasos de Hitler es una obra definitiva, fruto de muchísimos años de trabajo. Abel Basti, periodista e investigador, ha publicado decenas de artículos reveladores sobre el tema y escribió otros cuatro libros en los que fue sumando datos novedosos sobre el desembarco de un gran número de jerarcas nazis en la Argentina. La reconstrucción de la investigación también relata los pormenores de un exilio planificado con detalle y de una época repleta de intrigas. El escape de Hitler fue conocido por todos los servicios de inteligencia de las potencias. Estos grupos profesionales de espías mantenían, tal como ocurre ahora, contactos entre sí e inclusive intercambiaban información estratégica, aun perteneciendo a países que estaban enfrentados, explica el autor en la introducción de esta obra. Y comienza, de ese modo, la exposición de testigos, archivos desclasificados y fotografías que demuestran que, a pesar de la historia oficial, Adolf Hitler no murió el 30 de abril de 1945 a las 15.30 horas, de un disparo en la sien, en un búnker de Berlin. Y que pasó muchos años en la Argentina, junto a su amante Eva Braun, bajo identidades falsas, entre paisajes imponentes, mientras su impronta de líder temible se diluía a paso lento. Pero indefectible.