Ediciones Hombre Nuevo-  tercera edición 1976 LIBRO LEÍDO 

EDUARDO FRANCO ISAZA 

Su nombre hizo carrera entre 1947 y 1953, cuando estuvo al mando de la guerrilla liberal de los Llanos, donde se dio el lujo de recibir (en diciembre de 1951) a quien ya había sido dos veces presidente: Alfonso López Pumarejo. Con él tomó whisky y dialogó sobre la violencia bipartidista que enfrentaba a muerte a los liberales y a los conservadores.

Vivió la misma época en la que fue famoso el guerrillero Guadalupe Salcedo, y en los libros de historia ambos son recordados como gaitanistas. Sin embargo, a diferencia de Salcedo, no se dejó seducir por el pacto de entrega de armas que se suscribió en 1953 con el presidente Gustavo Rojas Pinilla.

Franco Isaza  buscó asilo en Caracas y allí  se casó con Inés Mendoza y ejerció por años labores como periodista.

Desde Venezuela, además de tener a sus primeros cuatro hijos y vivir en familia, escribió el libro 'Las guerras del Llano', censurado en Colombia. La primera edición circuló clandestinamente a partir de 1955 y luego se reeditó en varias publicaciones hasta ser recogido por Editorial Planeta (en 1994) para ser publicada una serie de colección llamada 'lista negra', en referencia a los textos perseguidos en alguna época.
 
"A Eduardo lo recordamos hablando de política con los amigos. Con ellos (los amigos) se reunía en las mañanas y en las tardes en una cafetería en donde hablaban y trataban de arreglar el mundo. Tenía una mente brillante y mucha energía para exponer sus puntos de vista", le dijo su hermana Beatriz a este diario, al relatar las actividades de Franco en sus últimos años.

El hombre de ideas revolucionarias, de libros sobrevivientes, que salió ileso de la guerra, que se sobrepuso al exilio y no pagó ninguna condena, empezó a sentir un descenso en su salud a raíz de problemas en el corazón.

Desde hacía 5 años utilizaba un marcapasos y en los últimos meses estuvo hospitalizado en varias ocasiones, por una diabetes que padecía.

REDACCIÓN POLÍTICA 
Fuente periódico EL TIEMPO (Julio 13 2009) 

Las guerrillas del llano - Eduardo Franco Isaza
$35.000
Sin stock
Las guerrillas del llano - Eduardo Franco Isaza $35.000

Ediciones Hombre Nuevo-  tercera edición 1976 LIBRO LEÍDO 

EDUARDO FRANCO ISAZA 

Su nombre hizo carrera entre 1947 y 1953, cuando estuvo al mando de la guerrilla liberal de los Llanos, donde se dio el lujo de recibir (en diciembre de 1951) a quien ya había sido dos veces presidente: Alfonso López Pumarejo. Con él tomó whisky y dialogó sobre la violencia bipartidista que enfrentaba a muerte a los liberales y a los conservadores.

Vivió la misma época en la que fue famoso el guerrillero Guadalupe Salcedo, y en los libros de historia ambos son recordados como gaitanistas. Sin embargo, a diferencia de Salcedo, no se dejó seducir por el pacto de entrega de armas que se suscribió en 1953 con el presidente Gustavo Rojas Pinilla.

Franco Isaza  buscó asilo en Caracas y allí  se casó con Inés Mendoza y ejerció por años labores como periodista.

Desde Venezuela, además de tener a sus primeros cuatro hijos y vivir en familia, escribió el libro 'Las guerras del Llano', censurado en Colombia. La primera edición circuló clandestinamente a partir de 1955 y luego se reeditó en varias publicaciones hasta ser recogido por Editorial Planeta (en 1994) para ser publicada una serie de colección llamada 'lista negra', en referencia a los textos perseguidos en alguna época.
 
"A Eduardo lo recordamos hablando de política con los amigos. Con ellos (los amigos) se reunía en las mañanas y en las tardes en una cafetería en donde hablaban y trataban de arreglar el mundo. Tenía una mente brillante y mucha energía para exponer sus puntos de vista", le dijo su hermana Beatriz a este diario, al relatar las actividades de Franco en sus últimos años.

El hombre de ideas revolucionarias, de libros sobrevivientes, que salió ileso de la guerra, que se sobrepuso al exilio y no pagó ninguna condena, empezó a sentir un descenso en su salud a raíz de problemas en el corazón.

Desde hacía 5 años utilizaba un marcapasos y en los últimos meses estuvo hospitalizado en varias ocasiones, por una diabetes que padecía.

REDACCIÓN POLÍTICA 
Fuente periódico EL TIEMPO (Julio 13 2009)