La República - Cicerón

Cicerón - La república (acompañada de varios escriots de Pseudo Salustio, Salustio y Augusto)  de la colección Biblioteca de Política, Economía y sociología

La república de Marco Tulio Cicerón es un tratado de filosofía política dividido en seis libros.

La obra fue escrita entre el 55 a. C. y el 51 a. C. Y, como su modelo, La República de Platón, la obra se desarrolla en forma de diálogo (hipotético) en el 129 a. C. entre Escipión Emiliano, que moriría pocos días después, Lelio y otros personajes menores, en la villa suburbana del mismo Emiliano. La obra analiza las formas de gobierno y sus degeneraciones (de monarquía a tiranía, de aristocracia a oligarquía, de democracia a oclocracia y la vuelta a la monarquía). De los seis libros que la componían quedaron en manera completa solo los primeros, además de lo transmitido por otros autores, como Macrobio, Lactancio, Nonio y San Agustín. Se posee además fragmentos del tercer al quinto y la conclusión del sexto, que fueron descubiertos por el cardenal Angelo Mai en el 1819, en un palimpsesto vaticano bajo el comentario de San Agustín a los salmos 119-140 de David.

La República - Cicerón
$20.000
Sin stock
La República - Cicerón $20.000

Cicerón - La república (acompañada de varios escriots de Pseudo Salustio, Salustio y Augusto)  de la colección Biblioteca de Política, Economía y sociología

La república de Marco Tulio Cicerón es un tratado de filosofía política dividido en seis libros.

La obra fue escrita entre el 55 a. C. y el 51 a. C. Y, como su modelo, La República de Platón, la obra se desarrolla en forma de diálogo (hipotético) en el 129 a. C. entre Escipión Emiliano, que moriría pocos días después, Lelio y otros personajes menores, en la villa suburbana del mismo Emiliano. La obra analiza las formas de gobierno y sus degeneraciones (de monarquía a tiranía, de aristocracia a oligarquía, de democracia a oclocracia y la vuelta a la monarquía). De los seis libros que la componían quedaron en manera completa solo los primeros, además de lo transmitido por otros autores, como Macrobio, Lactancio, Nonio y San Agustín. Se posee además fragmentos del tercer al quinto y la conclusión del sexto, que fueron descubiertos por el cardenal Angelo Mai en el 1819, en un palimpsesto vaticano bajo el comentario de San Agustín a los salmos 119-140 de David.