Ubicación Tienda A0009

El cuarteto de Alejandría sería la obra que convirtiese a Lawrence Durrell en uno de los principales exponentes del género clásico de nuestro tiempo debido, en buena medida, a su exploración de las posibilidades del lenguaje narrativo, caracterizada por la experimentación formal en cuanto al tratamiento del tiempo y el espacio, lo que le valdría entusiastas comparaciones desde la crítica con prominentes autores como Proust y Faulkner.

En 1957, apareció Justine, la primera novela de la tetralogía. Estas obras se refieren a los acontecimientos sucedidos en Alejandría y Egipto justo antes y durante la Segunda Guerra Mundial, matizando la convulsión presente interior de la sociedad del momento, como producto de la guerra, con el amor "en todas sus formas" a través de pasajes de gran belleza que se mezclan con estudios sobre una compleja investigación sensual. Los primeros tres libros (Justine, Balthazar y Mountolive) cuentan en esencia la misma historia, pero desde diferentes perspectivas; fruto de una técnica descrita por Durrell, en su nota introductoria a Balthazar, como "relativista". Sólo es en el libro final de la tetralogia, Clea (1960), que la historia avanza en el tiempo y alcanza su desenlace.

El cuarteto de Alejandría - Lawrence Durrell - 4 tomos

$120.000
Sin stock
El cuarteto de Alejandría - Lawrence Durrell - 4 tomos $120.000

Ubicación Tienda A0009

El cuarteto de Alejandría sería la obra que convirtiese a Lawrence Durrell en uno de los principales exponentes del género clásico de nuestro tiempo debido, en buena medida, a su exploración de las posibilidades del lenguaje narrativo, caracterizada por la experimentación formal en cuanto al tratamiento del tiempo y el espacio, lo que le valdría entusiastas comparaciones desde la crítica con prominentes autores como Proust y Faulkner.

En 1957, apareció Justine, la primera novela de la tetralogía. Estas obras se refieren a los acontecimientos sucedidos en Alejandría y Egipto justo antes y durante la Segunda Guerra Mundial, matizando la convulsión presente interior de la sociedad del momento, como producto de la guerra, con el amor "en todas sus formas" a través de pasajes de gran belleza que se mezclan con estudios sobre una compleja investigación sensual. Los primeros tres libros (Justine, Balthazar y Mountolive) cuentan en esencia la misma historia, pero desde diferentes perspectivas; fruto de una técnica descrita por Durrell, en su nota introductoria a Balthazar, como "relativista". Sólo es en el libro final de la tetralogia, Clea (1960), que la historia avanza en el tiempo y alcanza su desenlace.