Libro leído en buen estado - ¡Ahorra! precio de este libro nuevo $ 41.0000 (Fuente Buscalibre) precio libro usado haylibros.com $ 28.000 Al comprar en haylibros.com estás apoyando a una librería en Colombia. 

Ubicación tienda A00011

Floreana, historiadora joven, más bien retraída, llega a un albergue sui generis en la isla de Chiloé. Allí, en medio de los paisajes del sur profundo chileno, acuden mujeres diversas para curar las heridas de un dolor común: el desamor de los hombres. Si bien la incapacidad afectiva masculina parece ser, para ellas, la clave del desencuentro, la autora da voz -por primera vez- a un punto de vista masculino: el médico del pueblo, un santiaguino autoexiliado en laisla, que arrastra sus propias heridas. Ambivalentes, reprimidos en el sexo, vacilantes en el compromiso amoroso, los hombres sienten miedo frente a la autonomía que las mujeres han ganado. Mientras tanto, en ellas crece la insatisfacción, el «mal femenino» de este fin de siglo.

El albergue de las mujeres tristes - Marcela Serrano - Alfaguara - ISBN 9789563254877

$41.000 $28.000
El albergue de las mujeres tristes - Marcela Serrano - Alfaguara - ISBN 9789563254877 $28.000

Libro leído en buen estado - ¡Ahorra! precio de este libro nuevo $ 41.0000 (Fuente Buscalibre) precio libro usado haylibros.com $ 28.000 Al comprar en haylibros.com estás apoyando a una librería en Colombia. 

Ubicación tienda A00011

Floreana, historiadora joven, más bien retraída, llega a un albergue sui generis en la isla de Chiloé. Allí, en medio de los paisajes del sur profundo chileno, acuden mujeres diversas para curar las heridas de un dolor común: el desamor de los hombres. Si bien la incapacidad afectiva masculina parece ser, para ellas, la clave del desencuentro, la autora da voz -por primera vez- a un punto de vista masculino: el médico del pueblo, un santiaguino autoexiliado en laisla, que arrastra sus propias heridas. Ambivalentes, reprimidos en el sexo, vacilantes en el compromiso amoroso, los hombres sienten miedo frente a la autonomía que las mujeres han ganado. Mientras tanto, en ellas crece la insatisfacción, el «mal femenino» de este fin de siglo.