Libro leído - Tapa dura ( Tiene 3 hojas rasgadas que no afectan el texto)

Ubicación tienda  : A0007

Narra una historia de amor entre el soldado joven e idealista llamado Frederick Henry con la enfermera Catherine Barkley en la Italia de la Primera Guerra Mundial.

La novela es en su mayor parte autobiográfica. Ernest Hemingway realmente fue conductor de ambulancias voluntario en el ejército italiano, fue herido en las piernas y conoció a una enfermera con la que vivió una historia similar de amor. Esto le permitió usar sus recuerdos para crear un relato bélico crudo y realista.

Hemingway tuvo serias dificultades para escribir el final de la novela y, según confesó en 1958 en una entrevista a The Paris Review, reescribió las últimas palabras de Adiós a las armas 47 veces antes de darse por satisfecho como queda claro en la edición que Scribner ha sacado en julio de 2012, que los contiene todos más borradores de otras partes de la novela.​

Apareció primero en Scribner's Magazine, mensuario que pertenecía a la editorial del mismo nombre, que publicó la novela en septiembre de 1929, con una tirada aproximada de 31.000 ejemplares. En la revista, apareció en los números de mayo a octubre.

Las imprecaciones de lenguaje procaz que usaba en la novela fueron reemplazadas por guiones o rayas, pero se han preservado al menos dos ejemplares en los que Hemingway escribió, sobre los guiones, las palabras censuradas.

Adiós a las Armas - Ernest Hemingway

$10.000
Adiós a las Armas - Ernest Hemingway $10.000

Libro leído - Tapa dura ( Tiene 3 hojas rasgadas que no afectan el texto)

Ubicación tienda  : A0007

Narra una historia de amor entre el soldado joven e idealista llamado Frederick Henry con la enfermera Catherine Barkley en la Italia de la Primera Guerra Mundial.

La novela es en su mayor parte autobiográfica. Ernest Hemingway realmente fue conductor de ambulancias voluntario en el ejército italiano, fue herido en las piernas y conoció a una enfermera con la que vivió una historia similar de amor. Esto le permitió usar sus recuerdos para crear un relato bélico crudo y realista.

Hemingway tuvo serias dificultades para escribir el final de la novela y, según confesó en 1958 en una entrevista a The Paris Review, reescribió las últimas palabras de Adiós a las armas 47 veces antes de darse por satisfecho como queda claro en la edición que Scribner ha sacado en julio de 2012, que los contiene todos más borradores de otras partes de la novela.​

Apareció primero en Scribner's Magazine, mensuario que pertenecía a la editorial del mismo nombre, que publicó la novela en septiembre de 1929, con una tirada aproximada de 31.000 ejemplares. En la revista, apareció en los números de mayo a octubre.

Las imprecaciones de lenguaje procaz que usaba en la novela fueron reemplazadas por guiones o rayas, pero se han preservado al menos dos ejemplares en los que Hemingway escribió, sobre los guiones, las palabras censuradas.